Efectos negativos del cambio climático global, realidad alarmante

El GDF ha definido algunas acciones estratégicas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

IMER Radio Ciudadana 660 AM
Ciudad de México
Lunes 18 Diciembre, 2006

Transmitido el jueves 14 de diciembre de 2006. Texto: Andrés Ortiz. Fotografía: Francisco Calderón.

En el programa radiofónico Ollin Caban, por una cultura ambiental en movimiento, que transmite la radiodifusora XEDTL, fue entrevistado el Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal.

Con respecto a la situación de México en el asunto de la emisión de gases de efecto invernadero en naciones en desarrollo, Francisco Calderón comentó que nuestro país no ha suscrito hasta ahora ningún tipo de compromiso internacional para disminuir las emisiones de estos gases, como es el caso de la mayoría de los países industrializados que están inscritos en el Anexo 1 de la Convención sobre Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas.

México contribuye con cerca de 2 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, por lo que se ubica en treceavo lugar de los países que emiten más bióxido de carbono a la atmósfera. Por eso es que, a pesar de no estar enlistado en dicho Anexo, México ha desarrollado algunas estrategias para abatir sus emisiones. Concretamente –señaló Calderón Córdova- el Distrito Federal cuenta con una estrategia a nivel local que contempla el combate contra algunos impactos ambientales que parecen estar agravándose. Por ejemplo, la elevación de la temperatura con ondas de calor más frecuentes; esto puede causar quebrantos a la salud en grupos de riesgo como los ancianos y, en general, resulta peligroso para la población de escasos recursos. En 1998 se llegó a un pico máximo en el promedio de la temperatura en la Ciudad de México y los índices van en aumento constante. Podría suceder algo similar a lo que pasó en Francia en 2003, cuando el calor causó una gran mortandad, principalmente entre la gente de la tercera edad.

Otro impacto derivado del aumento de la temperatura es el incremento en la actividad de los vectores de plagas y enfermedades, como los mosquitos. También habrá aumento en las precipitaciones pluviales que originarán a su vez aumento de inundaciones, aludes, derrumbes y erosión del suelo. De acuerdo con datos del Observatorio de Tacubaya, la precipitación pluvial pasó de unos 600 milímetros por año a principios del siglo XX a cerca de 900 mm a fines de ese mismo siglo. El Distrito Federal tiene sectores de población muy vulnerables a este tipo de eventos, pues hay más de 24 mil personas que habitan en 168 puntos de riesgo, principalmente en zonas de barrancas.

En materia de agua se están impulsando medidas como la norma ambiental para la recarga artificial del acuífero, la revisión de las tarifas de los servicios de agua o la racionalización en la utilización del agua. También se llevan a cabo acciones para asegurar la preservación del suelo de conservación, que actualmente abarca más de la mitad de la superficie total del Distrito Federal, y que son zonas vitales para la captación de agua y la recarga del acuífero, además de cumplir funciones para la regulación del clima en la ciudad. La existencia de áreas verdes y suelo de conservación es fundamental en la creación de microclimas e islas de calor. Lo importante es llevar a cabo acciones locales que, sumadas, se traduzcan, en el nivel global, en un mayor bienestar y en posibilidades de revertir las tendencias alarmantes que muestra el cambio climático.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53