Barrancas del DF, importantes proveedoras de servicios ambientales

Las barrancas del DF sufren graves afectaciones por el depósito de residuos de la construcción

IMER Radio Ciudadana 660 AM
Ciudad de México
Lunes 29 de enero, 2007

Programa transmitido el jueves 25 de enero de 2007. Texto: Andrés Ortiz.

Este jueves, el programa radiofónico Ollin Caban, una cultura ambiental en movimiento, que transmite la radiodifusora XEDTL del IMER, contó con la presencia de varios invitados. Los entrevistados fueron el CP Elías Vanegas Velázquez, director ejecutivo del Instituto Nacional de Recicladores AC (Inare), y el Lic. Francisco Calderón Córdova, coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT).

Elías Vanegas refirió cómo fue creado el Inare en 1994, con la finalidad básica de promover el manejo alternativo de los residuos. Como parte de esto, el Inare ha participado en las mesas de trabajo organizadas para elaborar la Ley Federal de Manejo de Residuos y su reglamento respectivo. Un principio básico que guía las acciones del Inare es el de que los residuos que producimos tienen un valor que debe ser aprovechado y una manera de aprovecharlos es reciclarlos.

El experto agregó que las experiencias de la planta recicladora de residuos de la construcción, en Iztapalapa, o la planta de fabricación de composta a partir de residuos orgánicos, en Tláhuac, demuestran que se pueden reciclar residuos de manera exitosa; y esto contribuye al ahorro de los recursos naturales, energéticos o de otra índole. Sin embargo, dijo, hay muchos objetos y materiales de uso cotidiano que al convertirse en desechos no son bien manejados y todavía no llega a ser rentable para los empresarios su reciclado; en tal caso están los chicles, lo encendedores, los rastrillos, las colillas de cigarro, las pilas eléctricas y el unicel.

Por su parte, Francisco Calderón de la PAOT, comentó que los residuos de la construcción, el llamado cascajo, es uno de los principales problemas que están afectando al sistema de barrancas que existe en el Distrito Federal. Explicó que éste se compone de 77 barrancas que, en conjunto, ocupan una superficie aproximada de 381 hectáreas, localizada básicamente en las delegaciones del sur y sur-poniente de la capital. Las barrancas –añadió- ofrecen servicios ambientales como la captación y el escurrimiento de las aguas pluviales, la regulación del régimen térmico; modifican la velocidad de los vientos, producen oxígeno, su vegetación contribuye a captar partículas suspendidas en el aire y son el hábitat de muchas especies –algunas de ellas endémicas- vegetales y animales. Además, por su belleza, fungen como zonas de recreo y esparcimiento para los habitantes de la ciudad.

Desafortunadamente, dijo Calderón Córdova, según la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, se calcula que diariamente en el DF se generan 2 mil 500 toneladas de residuos de obras. Cada año, nada más en 45 kilómetros de barrancas y cauces de ríos de la delegación Magdalena Contreras se depositan casi 2 mil toneladas de desechos de la construcción.

El funcionario ambiental lamentó que esto continúe sucediendo a pesar de los importantes esfuerzos que se hacen para reciclar el cascajo, por ejemplo en la planta “Concretos Reciclados” de Iztapalapa. Allí se trabajan arcillas, tabiques, ladrillos, concreto, cerámicas y otros materiales que se reciclan para usarse en obras de pavimentación o para servir como insumos en algunas actividades de la propia industria de la construcción.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53