El ruido, problema ambiental que es poco atendido

Informativo 40 Edición de la Tarde / Proyecto 40
Andrés Roemer y Carolina Rocha, conductores.
Ciudad de México
Lunes 7 Mayo, 2007

Fecha de transmisión: jueves 3 de mayo de 2007, 14:35 horas. Repetición: 17:35 horas. Texto: Érika Larios. Fotografía: Francisco Calderón

El pasado jueves, el Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), fue invitado a participar en la mesa de análisis sobre ruido, organizada por el programa Informativo 40, que se transmite por Proyecto 40 (antes Canal 40) y es conducido por Andrés Roemer y Carolina Rocha. También se contó con la presencia de Luís Reynaldo Vera Morales, especialista en Derecho Ambiental.

La conductora inició la charla comentando que una de la forma de contaminación que más afecta a los ciudadanos, es el ruido. Vivimos con él, lo percibimos todo el tiempo y también nos enloquece, dijo, y luego presentó el siguiente reportaje:

***

El ruido más fuerte que una persona puede soportar es de 180 decibeles, esto equivale al sonido que se emite en el lanzamiento de un trasbordador. El promedio recomendado para el hombre es menor a los 68 decibeles y el sonido promedio de una ciudad en horas laborales oscila entre los 65 y 130, lo que convierte a la contaminación auditiva en una amenaza para la salud de sus habitantes.

Elizabeth Chamlati (EC), Instituto Nacional de Rehabilitación Auditiva: Se supone que ya empiezas a tener problema de contaminación por ruido, por arriba de los 60 ó 70 decibeles, pero también va a depender de cuántas horas se permanezca así, de cuánto tiempo permanezca la persona sometida a ese ambiente.

La salud pública se ve afectada por el sonido de los vehículos, las obras viales, los tianguis y otros factores que generan en la población problemas auditivos, en cuatro de cada cinco habitantes, algunos de ellos irreversibles, en la mayoría de las ciudades industrializadas. Además de problemas psicológicos como falta de apetito y sueño, estrés y problemas nerviosos.

EC: Es una población bastante grande y que tampoco tenemos toda la infraestructura o estamos creando toda la infraestructura desde conciencia, diagnóstico, necesidades que realmente se estudie a una persona, desde el punto de vista auditivo.

Las delegaciones Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza son las más ruidosas. Alrededor del Aeropuerto Benito Juárez, se alcanzan niveles de hasta 150 decibeles y, en otras zonas, los autobuses y camiones generan ruidos por arriba de los 120 decibeles. En marzo pasado, Cuajimalpa se convirtió en la primera delegación en aplicar las leyes ambiental, de salud y para el funcionamiento de establecimientos mercantiles en el Distrito Federal, dentro de sus locales comerciales, limitándolos a una emisión máxima de 75 decibeles de 6 de la mañana a 10 de la noche, y de 85 de esa hora en adelante.

La contaminación auditiva es un problema, cuya única solución está en cada uno de los ciudadanos. Evitar tocar el claxon y usar a niveles menores el volumen del radio son cosas sencillas que pueden ayudar a disminuir este tipo de contaminación.

***

Al respecto, el Lic. Francisco Calderón Córdova lamentó que, muchas veces, a la contaminación auditiva no se le dé la importancia como a otras problemáticas ambientales como pueden ser la contaminación del aire o del agua; incluso, todavía son pocas las regulaciones que existen en la materia.

Sin embargo, recalcó, en septiembre del año pasado se emitió en el DF una norma para controlar las emisiones de ruido generadas por fuentes fijas –en donde se incluye a la industria, al comercio, a los servicios y otro tipo de establecimientos-, la cual es más estricta que la existente a nivel federal.

Asimismo, el funcionario comentó que afortunadamente existen instancias como la PAOT, en las que se reciben las denuncias ciudadanas relacionadas con esta problemática. Agregó que, desde su creación en 2002, cerca del 25 por ciento de las denuncias recibidas tienen que ver con la contaminación provocada por el ruido; “con molestias que tienen los habitantes de la ciudad porque ven disminuida su calidad de vida por la contaminación auditiva”, dijo.

“La PAOT es una especie de Comisión de Derechos Humanos, pero en materia ambiental. Lo que hacemos es vigilar que las autoridades responsables de vigilar toda la normatividad, toda la legislación, cumplan con lo que tienen que hacer”. En los casos que así lo ameritan, se busca la colaboración de las instancias federales correspondientes para solucionar el problema, apuntó.

Calderón Córdova explicó a los televidentes que dado que los asuntos ambientales tienen relación con los territoriales, esta institución atiende de manera conjunta ambos temas. “En la PAOT vinculamos las actividades que tienen un impacto sobre el medio ambiente. En el Distrito Federal existe ordenamiento territorial, planes de desarrollo urbano delegacionales que te dicen cuál es el uso de suelo de cada lote; si puede ser habitacional, industrial, mixto o es exclusivamente para área verde. Eso es lo que hay que vigilar para que no haya un deterioro, como el que ya hay en muchas zonas”, enfatizó.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53