Con acciones muy sencillas, todos podemos proteger el medio ambiente

Cambiemos Juntos, ISSSTE. Mónica Reyes y José Antonio Vega, conductores / Estadio W 730 AM
Ciudad de México
Viernes 15 Junio, 2007

Entrevista transmitida el jueves 14 de junio de 2007. 6:00-6:15 hrs. Texto: Érika Larios. Fotografía: Francisco Calderón y Érika Larios

Este jueves, en el programa “Cambiemos Juntos” –que es conducido por Mónica Reyes y José Antonio Vega y cuya producción corre a cargo del ISSSTE-, se contó con la presencia del Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF, quien proporcionó al auditorio algunos sencillos consejos para ahorrar agua y energía, así como para lograr un mejor manejo de las pilas.

El funcionario comentó que, desde el hogar, todos podemos implementar medidas fáciles para proteger el medio ambiente y ayudar a revertir, por ejemplo, las consecuencias que ya empieza a padecer la humanidad con el cambio climático. Al conjuntar esfuerzos, dijo, los beneficios serán para el planeta que habitamos. Al cuidar las áreas verdes, los árboles o los jardines que se encuentran fuera o dentro de nuestras casas; o al ahorrar agua y energía, ya estamos contribuyendo en la protección de nuestro entorno.

En cuanto a la situación del agua, explicó el también vocero de la PAOT, éste podría considerarse como el principal problema ambiental no sólo de México, sino del planeta entero; y el asunto es tan alarmante que se dice que las próximas guerras no van a ser por el petróleo, sino por este recurso. Por ello, para ahorrar el vital líquido es conveniente que antes de meternos a bañar, en lo que se calienta el agua, coloquemos una cubeta para almacenar esos 3 ó 4 litros que normalmente desperdiciamos, esto con la finalidad de utilizarla posteriormente para regar las plantas, trapear, o poner a remojar los trastes o la ropa. Asimismo, recomendó revisar constantemente las instalaciones hidráulicas, ya que cualquier fuga o escurrimiento puede afectar nuestra propiedad e incluso hacerle perder valor por las humedades que presente.

Calderón Córdova recordó que tan sólo en la Ciudad de México, 3 de cada 10 litros de agua de los que disponen sus habitantes, se pierden en fugas; pero lo más lamentable es que la mayor parte de esas fugas se presentan en los muebles del baño, ya que el llamado “sapo” -que es la instalación que va adentro del depósito-, presenta fugas por lo cual se pierden muchos litros sin darnos cuenta. Por otra parte, también se desperdicia mucha agua por utilizar el excusado como bote de basura para tirar algodones o colillas de cigarro.

Dado que el problema del agua es muy serio, el funcionario comentó que cuando tengamos que lavar ropa, es conveniente ponerla antes a remojar, para que se gaste sólo el agua indispensable para enjuagarla. En caso de utilizar lavadora, dijo, hay que esperar a juntar la carga completa –es decir, cubrir la capacidad máxima del aparato-, y no sólo lavar un par de calcetines. Además, el agua jabonosa que se obtenga de estas dos acciones, todavía podría tener utilidad para lavar el patio, por ejemplo. Asimismo, recomendó para la regadera utilizar los dispositivos ahorradores de agua que existen en el mercado; además de preferir los depósitos del escusado de menor capacidad -6 litros-, y, si es posible, adquirir aquellos que dan la opción para la descarga de residuos sólidos y líquidos.

En relación con la energía, el funcionario ambiental comentó que, a diario, en las actividades que realizamos utilizamos energía eléctrica y los vehículos en los que nos transportamos utilizan combustible. Sin embargo, apuntó que la mayor parte de la energía eléctrica que se emplea en el país se genera por la quema de combustibles, lo que a su vez provoca contaminación del aire.

Lamentó que aunque hace poco fue inaugurada en La Ventosa -en la región del Istmo del Tehuantepec, Oaxaca-, una planta de energía eólica, gracias a la cual ya se está generando energía eléctrica a partir del aire; y también en Chiapas, concretamente en el Cañón del Sumidero, se está aprovechando la fuerza del agua de los ríos para generarla, desafortunadamente, todavía la mayor parte de la energía -más del 80 por ciento- se genera por la quema de combustibles.

Ante este panorama, recomendó cuidarla y no dejar los aparatos o focos encendidos; así como pintar la casa de colores claros para mejorar su iluminación. Señaló que la aplicación del horario de verano ayuda a reducir la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera, que es uno de los gases precursores del calentamiento del planeta. También es bueno, dijo, utilizar menos el automóvil, caminar más y emplear la bicicleta. Sobre el transporte público apuntó que hay que exigir a las autoridades que se incremente y mejore.

Ante este panorama, recomendó cuidarla y no dejar los aparatos o focos encendidos; así como pintar la casa de colores claros para mejorar su iluminación. Señaló que la aplicación del horario de verano ayuda a reducir la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera, que es uno de los gases precursores del calentamiento del planeta. También es bueno, dijo, utilizar menos el automóvil, caminar más y emplear la bicicleta. Sobre el transporte público apuntó que hay que exigir a las autoridades que se incremente y mejore.

Por último, al ser cuestionado sobre el manejo que debe darse a las pilas, Calderón Córdova comentó que, según cifras, cada persona utiliza al año, en promedio, entre 4 y 7 baterías; cantidad que multiplicada por los casi 100 millones de mexicanos, es realmente alarmante. Explicó que las pilas están compuestas por materiales peligrosos –como mercurio, plomo, litio, cadmio y otros compuestos químicos- que a la hora de que la batería se revienta, puede contaminar seriamente el aire, el suelo o los mantos acuíferos. Tan sólo una pila de reloj es capaz de contaminar 600 mil litros de agua, enfatizó.

Sin embargo, el problema es más grave de lo que pensamos ya que más de la mitad de las pilas que se emplean cotidianamente, provienen del mercado informal y son “piratas”. Éstas además de ser de baja calidad y contaminar mucho, al contener poca energía provoca que se desechen pronto y, por si fuera poco, los importadores o fabricantes de pilas legales no quieren responsabilizarse de su acopio y manejo. Por fortuna, apuntó, en el DF ya se aplica el “Programa de Manejo Responsable de Pilas” que contempla la instalación de contenedores por toda la ciudad en donde se pueden depositar las pilas que ya no sirven.

Por lo pronto, recomendó a los radioescuchas utilizar un envase de pet para ir depositando las baterías y cuando el recipiente esté lleno, taparlo y depositarlo en el bote de basura; el mantenerlas aisladas, dijo, evitará que se escurran y contaminen. No obstante, hizo un llamado a preferir los aparatos que utilizan energía eléctrica, ya que resulta ser 450 veces más barato su funcionamiento que si se utilizan pilas.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53