Fundamental, garantizar la protección y preservación del hábitat de 330 especies de aves

“Constructores del Conocimiento” / Radio ciudadana 660 AM IMER
Ciudad de México
Miércoles 25 Julio, 2007

Programa transmitido el lunes 23 de julio de 2007. 8-9 horas. Texto y fotografía: Francisco Calderón.

La mañana de este lunes, a través de la Radio Ciudadana, en la 660 de AM, fue transmitido el programa “Constructores del Conocimiento”, espacio para la divulgación de la ciencia y la educación, producido por académicos de la Universidad Pedagógica Nacional. En esta ocasión, se tocó el tema de las aves comunes en la Ciudad de México, para lo que se contó con la presencia de Gerardo del Olmo, especialista en aves, ilustrador y autor del libro “Las Aves Comunes de la Ciudad de México”, y de Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión, de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT).

Francisco Calderón explicó que la PAOT es un órgano de la administración pública del Distrito Federal, cuya función primordial es vigilar que las autoridades ambientales de la ciudad cumplan con su obligación de procurar un medio ambiente y un desarrollo urbano adecuados para el bienestar, salud y desarrollo de la población. Dijo que la Procuraduría recibe denuncias ciudadanas por diversas afectaciones al medio ambiente y que deterioran la calidad de vida de la población, realizando en consecuencia investigaciones en las que se deslindan responsabilidades y que concluyen –en sus casos más urgentes- en recomendaciones públicas dirigidas a las autoridades gubernamentales del DF. Cuando estas recomendaciones son aceptadas por las autoridades, su observancia y cumplimiento se vuelven de carácter obligatorio, subrayó el funcionario.

El también vocero dijo que no es posible apreciar y, por tanto, proteger aquello que no se le conoce, por lo que es importante informarse de las particularidades de los seres vivos con los que coexistimos en nuestro medio ambiente. Por ello, para la PAOT es fundamental garantizar la protección y la preservación del hábitat de alrededor de 330 especies de aves, espacio constituido, entre otros elementos, por una importante superficie arbolada y vegetal en todo el territorio de la Ciudad de México (tanto en la ciudad como en el campo). Comentó que, además del ser humano y las aves, existe una enorme diversidad biológica en esta región del país (el 2% de todo el planeta) que depende de la salud en los equilibrios ecológicos y, sin duda, de la capacidad que como sociedad tengamos para proteger a nuestros recursos naturales y al medio ambiente del deterioro causado por fenómenos como la contaminación o la deforestación.

Desafortunadamente, lamentó Francisco Calderón, el cambio de uso de los suelos forestales a usos agrícolas y, posteriormente, a suelo urbano, ha puesto en serio riesgo de extinción a aves como el gorrión serrano o a mamíferos como el Conejo del Ajusco (o “Teporingo”).

Por otra parte, el responsable de Participación Ciudadana y Difusión de la PAOT comentó que las aves son especialmente sensibles a la contaminación ambiental, de lo que hay claros ejemplos no sólo en la Ciudad de México sino en otras regiones del mundo. Así, se ha visto un efecto pernicioso sobre las poblaciones de aves por causa de los plaguicidas o sustancias como el DDT; en los años setenta, en los EEUU, se registró un serio fenómeno de “feminización” de las águilas americanas, donde la disminución de nacimientos de águilas machos por efecto del DDT se tradujo en mermas a las poblaciones de esta especie y la distorsión de sus hábitos reproductivos. En el caso de algunos pelícanos, también, se ha observado que la contaminación del agua con sustancias químicas afecta la dureza de los cascarones de sus huevos y, consecuentemente, impacta en la capacidad reproductiva de esta especie.

Otro ejemplo de los desequilibrios ambientales que el ser humano es capaz de generar, y que es palpable a través de la observación de las aves, es lo que ha venido sucediendo en los Viveros de Coyoacán, en el Distrito Federal. Aquí, los humanos hemos favorecido la proliferación de las ardillas que habitan en esta importante área verde de la ciudad, pues se ha vuelto ya una costumbre para muchas familias adquirir cacahuates antes de entrar al parque y alimentar a estos graciosos animalitos (algo que los niños gozan enormemente). Esto ha aumentado desmedidamente el número de ardillas y ha provocado que muchas de ellas se alimenten, también, de los huevos de aves que encuentran en los nidos de los árboles. Con la disminución de la población de aves en los Viveros de Coyoacán muchos árboles han comenzado a enfermar, pues el gusano descortezador tiene ahora menos depredadores naturales –las aves- que controlen su cantidad.

Finalmente, Francisco Calderón invitó al auditorio a acercarse a la PAOT, a fin de recibir asesoría especializada o para presentar denuncias por afectaciones al medio ambiente del Distrito Federal. Después de dar los teléfonos, página Web y horarios de atención de la institución, recomendó a los radioescuchas hacer una pausa en el acelerado ritmo diario de la ciudad y detenerse a observar a las aves, los árboles y los elementos naturales de nuestro entorno.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53