El cambio climático global es una realidad innegable

El calentamiento del planeta está intrínsecamente relacionado con las actividades humanas. La emisión de gases de invernadero es una causa del calentamiento

“Zona Libre” / IMER Reactor 105.7 FM
Ciudad de México
Jueves 13 Septiembre, 2007

Programa transmitido el sábado 8 de septiembre de 2007. 9-10 horas. Texto: Andrés Ortiz. Fotografía: Francisco Calderón.

El Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT), y la Mtra. Irma Juárez, profesora del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana, fueron los invitados en la emisión de este sábado del programa radiofónico “Zona Libre”, el cual cumple ya 22 años de transmitirse por la frecuencia 105.5 FM. Bajo la conducción de Gabriela Tapia los dos expertos hablaron sobre el cambio climático global.

Francisco Calderón afirmó que la ocurrencia actual de un cambio climático en la Tierra es un hecho innegable, a pesar de que haya quien afirme que se trata tan sólo de una teoría a comprobar. En el transcurso de la evolución del planeta ha habido varios fenómenos de este tipo, sin embargo, el que está ocurriendo actualmente se relaciona directamente con las actividades humanas. A partir de la Revolución Industrial –dijo- la creciente utilización de fuentes de energía derivadas del carbono, especialmente los hidrocarburos, ha desembocado en que la atmósfera terrestre reciba grandes cantidades de gases (entre ellos el más importante es el dióxido de carbono) que provocan que la energía calorífica proveniente del Sol, entre en esta capa y no pueda después salir de ella. De alguna manera, se podría visualizar este fenómeno como si se colocara una manta cubriendo al planeta que permite que los rayos solares pasen, pero no que salgan, por eso se produce un calentamiento mayor del normal. Desde luego, el proceso natural de retención del calor solar ha sido un factor que ha posibilitado la vida en el planeta, pero los niveles de retención a los que se han llegado ahora provocan un efecto, llamado”efecto invernadero”, que como manifestación más sobresaliente tiene el aumento de la temperatura global, fenómeno que, a su vez, comporta impactos muy importantes sobre la biosfera, esa otra capa de la Tierra en la que se desarrollan los principales procesos que hacen posible la vida.

Desde que existe la vida en la Tierra –continúo Calderón Córdova- nunca se había rebasado la proporción de 300 partes de dióxido carbono en un millón. La concentración de este elemento siempre se había mantenido por debajo de esa medida; pero ahora las partículas de carbono se presentan en la proporción de 381 por millón. Esto está provocando el calentamiento global, que básicamente sería la elevación de la temperatura ambiente, pero que tiene finalmente importantes secuelas: surgimiento de nuevas enfermedades y resurgimiento de otras que se consideraban erradicadas; cambios en las fronteras naturales; incremento en la frecuencia e intensidad de fenómenos naturales como inundaciones, huracanes y sequías; estos impactos están atentando contra las condiciones que por mucho tiempo soportaron la vida en el planeta, especialmente la humana.

El funcionario de la PAOT mencionó que algunos procesos conectados con el calentamiento global nos obligan a pensar de manera diferente sobre las relaciones entre la humanidad y la naturaleza. El agotamiento de recursos naturales es uno de ellos. El agua, por ejemplo, se pensaba como un recurso infinito que se renovaba constantemente de manera natural; sin embargo, hoy sucede que gran parte del agua dulce almacenada en los polos terrestres se está mezclando con el agua salada del mar por el deshielo que provoca el calentamiento. Al mismo tiempo, se cambian los patrones de las corrientes marinas, de los vientos y, con ello, de las temperaturas que eran las “normales” en amplias regiones de la superficie de la Tierra. En la cordillera de los Himalayas están desapareciendo a un ritmo acelerado los glaciares, y esto es alarmante, pues cerca de un 40 por ciento de la población mundial depende precisamente de estos glaciares para abastecerse de agua.

El acceso al agua potable se está perfilando como uno de los problemas más acuciantes. La elevación de la temperatura ya ha causado olas de fallecimientos de personas en países como Italia y España, donde mucha gente no está preparada para soportar calores fuertes; las afectaciones en zonas agrícolas están impactando la disponibilidad de alimentos y, se puede decir que, en general, se están generando graves problemas económicos en muchas partes debido a los procesos de transformación de temperaturas y climas.

Francisco Calderón advirtió que si bien gran parte de las causas del calentamiento se sitúan al nivel de los grandes procesos socio-económicos, en el ámbito cotidiano y doméstico es posible actuar de manera que se contribuya a revertir los efectos perniciosos del calentamiento global. Uno de los fenómenos que se pueden ubicar como detonantes del calentamiento global es el rompimiento de la ozonosfera, es decir, los famosos agujeros en la capa de ozono, que es una zona de la estratosfera con altas concentraciones de ozono (gas oxígeno de tres atómos). El ozono ayuda como filtro al impedir el paso las radiaciones nocivas que llegan a la Tierra desde el espacio, a la vez que permite el tránsito de la radiación ultravioleta de onda larga hacia la superficie terrestre. El enrarecimiento de la capa de ozono o su destrucción provocarán aumento de los casos de cáncer en la piel, cataratas oculares y deterioros en los sistemas inmunitarios de humanos y otras especies; además, afectará los cultivos sensibles a la radiación ultravioleta. Para proteger la capa de ozono hay que disminuir a cero el uso de químicos como los clorofluorocarbonos (que se han usado mucho en aparatos de refrigeración) y sustancias químicas utilizadas en las agroindustrias.

Por su parte, Irma Juárez relató que en su experiencia empírica le ha sido posible darse cuenta del cambio climático. Como desde hace nueve años forma parte de un proyecto que se desarrolla en el área natural protegida de Los Tuxtlas, en el estado de Veracruz, ha visto el proceso de transformación del clima de una selva tropical húmeda. Por ejemplo, los campesinos, que antes andaban con ropa ligera, tienen ahora que cubrirse más pues hace bastante frío; en la zona de San Rafael, en la parte baja del Río Bobos, además de las frecuentes inundaciones, el paisaje se ha transformado de una forma impresionante, pues se han talado platanares y huertas de cítricos.

El esfuerzo de instituciones académicas y de los ayuntamientos por mejorar la calidad de vida de los pobladores se ha venido abajo por la contaminación de fuentes de agua y la erosión de suelos en regiones enteras. Vemos entonces que los recursos naturales, que se consideraban inagotables ahora se están acabando.

Irma Juárez comentó también que hay algunos tratados y acuerdos internacionales cuyo objetivo es combatir la tendencia al calentamiento global. Uno es el de Johannesburgo, la “Carta de la Tierra”, en el que se destacan los valores éticos que deben acompañar a la instauración de los procesos económicos y tecnológicos que harán posible avanzar en el camino de la sustentabilidad. No es posible pensar en un desarrollo sustentable si hay guerra, si no hay equidad entre los géneros y las generaciones, si hay pobreza. Se tiene que trabajar en la reformulación en la educación ambiental; en Johannesburgo se logró algo así como la firma civil ciudadana y la “Carta de la Tierra” se ha convertido en un movimiento muy importante en el nivel mundial. La UAM está llevando este intento educativo a primarias, secundarias, bachilleratos y, desde luego, a la propia universidad; en este esfuerzo no nos olvidamos de las comunidades, con quienes también trabajamos. Por otro lado, hay más tratados, como el Protocolo de Kyoto, pero, desafortunadamente sus alcances han sido limitados, más cuando uno de los principales emisores de gases de invernadero son los Estados Unidos de Norteamérica que no han aceptado adherirse a este tipo de pactos.

Al finalizar el programa los invitados dieron a los radioescuchas una serie de consejos prácticos para contribuir a combatir el calentamiento global desde el ámbito doméstico. Por ejemplo: la separación y el reciclaje de residuos sólidos; el ahorro de energía; el consumo responsable y en apoyo a los productos hechos con y empaquetados en materiales reciclables; el uso del transporte público y de medios de locomoción alternativos (como la bicicleta), etcétera.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53