Paisaje urbano, un bien ambiental que debe protegerse jurídicamente

La contaminación visual puede provocar en el ser humano severos trastornos emocionales y mentales. También influye en la convivencia con los demás

Cambiemos Juntos, ISSSTE. Mónica Reyes y José Antonio Vega, conductores / W Radio 900 AM
Ciudad de México
Viernes 28 de octubre, 2007

Entrevista transmitida el jueves 20 de septiembre de 2007. 6:30-7:00 hrs. Texto: Érika Larios. Fotografía: Francisco Calderón.

El pasado jueves 20 de septiembre, en el programa “Cambiemos Juntos” -conducido por Mónica Reyes y José Antonio Vega y cuya producción corre a cargo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE)- se contó con la presencia del Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT) quien habló de la contaminación visual que provoca la instalación de anuncios espectaculares en la ciudad.

El funcionario explicó al auditorio que la “contaminación visual” es todo aquello que afecta y perturba la visualización que tenemos de nuestro entorno, y que puede provocar serias perturbaciones en la salud de las personas. Entre las afectaciones más frecuentes que genera este tipo de contaminación se encuentra el estrés, los dolores de cabeza, los trastornos de atención, daños al sistema nervioso y hasta desequilibrios mentales y emocionales. 

La distracción que puede producir un anuncio atractivo en un conductor que viene circulando por una vía rápida, dijo, es factor importante de lamentables accidentes; además de distraerlo de los señalamientos viales como máximos de velocidad, vuelta continua, ceder el paso al peatón, entre otras muchos. “Esto demuestra que la contaminación visual también afecta la manera en la que convivimos con el resto de la comunidad en donde habitamos”, enfatizó.

Desafortunadamente, en la actualidad tanto la contaminación visual como la auditiva ya son graves problemas que no sólo estamos enfrentando en los entornos urbanos, sino también en las áreas rurales. Un ejemplo claro de ello es la gran cantidad de anuncios que se han colocado en la parte alta de Topilejo, justo en la salida a Cuernavaca; estos espectaculares además de tapar el bello paisaje que hay entre el estado de Morelos y el DF, también distraen la atención del conductor que circula por estas vías de alta velocidad, señaló el también vocero de la PAOT.

Sin embargo, fue hasta hace muy poco tiempo que este tipo de contaminación es identificada como tal, ya que comúnmente la población sólo percibía dos clases de “contaminación”: la atmosférica y la del agua. Así, a partir de agosto de 2005, el Distrito Federal cuenta con un ordenamiento que regula el paisaje urbano, fomentando el respeto hacia el entorno y evitando la colocación indiscriminada de anuncios espectaculares.

En este sentido –siguió comentando el funcionario-, la PAOT, junto con la Secretaría de Transporte y Vialidad del DF y otras instancias del gobierno local, colabora para regular y, en una primera etapa, retirar las grandes carteleras que se encuentran instaladas en el tramo de Avenida San Jerónimo al Toreo de Cuatro Caminos. Actualmente cuando uno circula por esta vía, se puede observar que muchos anuncios de estos han sido retirados.

Otro factor importante a considerar es que con el fenómeno del cambio climático, los vientos en la ciudad son cada vez más fuertes, lo que ha provocado incluso la caída de enormes estructuras que no sólo dañan los bienes de las personas, sino también atentan contra sus propias vidas. Es por ello que este reglamento contempla también esta parte de riesgos, regulando los tipos de materiales que se deben emplear, los volúmenes y los lugares donde se pueden colocar, ya que es terrible ver edificios patrimoniales -que tiene un valor arquitectónico y cultural para la ciudad-, completamente cubiertos con anuncios de diferentes marcas o establecimientos. “Me parece un abuso que nos estén arrebatando estos valores o símbolos culturales a los que vivimos en una comunidad”, puntualizó el funcionario.

Asimismo, Calderón Córdova señaló que es lamentable ver que el principal problema que padece el arbolado del DF es la poda y derribo para facilitar la visualización de los anuncios publicitarios. Muestra de ello es que en un recorrido realizado recientemente por personal de la PAOT, se pudo constatar el derribo de cuatro o cinco palmeras de la Glorieta de Vaqueritos para que pudieran verse las carteleras que se encuentran instaladas sobre la lateral. Desgraciadamente, dijo, hay empresas que se dedican a eso: ir y retirar árboles para liberar el campo visual de los espectaculares.

Ante esta situación, el servidor público hizo un llamado a la población para considerar al paisaje urbano como un bien ambiental que debe ser cuidado y vigilado para beneficio de todos. Para ello proporcionó el número telefónico 5265-0790 donde se reciben denuncias sobre cualquier acto que viole la normatividad en materia.

Durante el programa se transmitió la siguiente cápsula del Sistema de Administración Ambiental ISSSTE:

Reparar fugas, cerrar las llaves del agua para enjabonarnos, reducir la capacidad de los tanques de WC y lavar los carros con una cubeta con agua, son algunas medidas para ahorrar el vital líquido que se nos está acabando.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53