Los árboles de la ciudad están protegidos por la Ley

La Ley ambiental del DF en el capítulo VI, artículo 118, establece que para realizar la poda, derribo o transplante de cualquier árbol se requiere de la autorización previa por parte de la delegación en donde se encuentre

Por Cambiemos Juntos, ISSSTE. Mónica Reyes, conductora / Estadio W 730 AM
Ciudad de México
Viernes 25 de enero, 2008

Entrevista transmitida el 18 de enero de 2008. 10:15 hrs. Texto: Alberto G Bojorges y Wilberth Ordoñez.

La mañana de este jueves en la cabina del programa “Cambiemos Juntos”, que produce el ISSSTE y es conducido por Mónica Reyes, se contó nuevamente con la presencia del Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT). En esta ocasión, se abordó el tema de los árboles en propiedad privada, su cuidado, los servicios ambientales y la legislación que los protege.
 
La conductora mencionó la importancia de plantar un árbol ya sea en casa o si las circunstancias lo permiten, en un parque. Y aunque, Francisco Calderón coincidió en esta idea, dijo que para hacerlo primero hay que conocer las diferentes especies de árboles que pueden plantarse en la ciudad, ya que no todas son aptas para determinado tipo de superficie. Citó como ejemplo, el ficus que puede ser plantado en macetas y tenerlo, incluso adentro de los departamentos, también  mencionó al fresno, el tabachín y la jacaranda como árboles para espacios más amplios. Añadió que, en cualquier caso, cuando alguien siembra un árbol, éste necesita cuidados especiales; además, lo más recomendable es evitar el uso de químicos-fungicidas o plaguicidas- que resultan perjudiciales al medio ambiente y emplear  soluciones más naturales como el vinagre, en el caso del combate de plagas,
 

Ante la pregunta expresa ¿de quién es el árbol que planté frente a mi casa? el funcionario de la PAOT indicó que aunque un árbol se encuentre en nuestra propiedad, se trata de bienes colectivos, pues producen bienes ambientales para todos. De tal modo, no se puede disponer de la vida de un individuo arbóreo libremente y si es necesario un tipo de cuidado especial (poda, derribo o trasplante), es necesario acudir a la delegación, para que sea ella quien después de elaborar un dictamen, proceda a realizar lo más conveniente. Todo ello, recalcó,  se encuentra plasmado en la Ley Ambiental del Distrito Federal en su capítulo VI, artículo 118.

El también vocero de la PAOT mencionó que es importante saber que si se requiere hacer una poda a la fronda, ésta no debe pasar del 25 por ciento del follaje, ya que de lo contrario podríamos ocasionar la muerte al árbol y eso está considerado un delito en el Código Penal local y se castiga con una multa de hasta 10 mil días de salario mínimo, o seis años de cárcel. Es más, abundó, si el árbol necesita algún tipo de cuidado especial, éste debe hacerse por parte de personas especializadas, ya que ellos deberán aplicar la norma técnica que existe en el DF, que establece puntualmente los requisitos para el cuidado del arbolado urbano ya sea sobre la vía pública o dentro de los domicilios.

Los árboles nos brindan oxígeno, amortiguan el viento, el ruido, el polvo y ayudan a captar el agua, es decir; proporcionan un buen número de servicios ambientales, por lo que es importante cuidarlos y saber que se encuentran protegidos por las leyes. Las autoridades tienen esa responsabilidad, pero los ciudadanos de una u otra forma debemos compartirla y denunciar cuando alguien corta, desmocha o poda incorrectamente un árbol. Incluso, cuando son las mismas autoridades quienes hacen mal este trabajo, pueden denunciarse ante la  PAOT, instancia que protege los derechos ambientales de los habitantes del DF y se encarga de proceder ante cualquier violación a la normalidad ambiental y territorial, y que de ser solicitado puede mantener en confidencialidad los datos del denunciante para evitar posibles problemas con los vecinos.

Es oportuno aclarar, continuó el funcionario de la PAOT, que en algunos casos sí se pueden derribar árboles, sobre todo, cuando existe algún tipo de riesgo para la vida de la gente o sus bienes. Un árbol en suelo urbano necesita de un cuidado muy especial, por ello, el énfasis en  consultar a nuestras autoridades y conocer la Ley Ambiental, en caso de tener algún problema con un árbol que esté afectando una construcción, cables de luz  o cuando  ramas secas puedan desprenderse y causar algún daño.

También, existen podas de raíces cuando éstas dañan las banquetas o los muros, inclusive una poda de este tipo, si se hace siguiendo la norma, no daña al árbol, al contrario lo fortalece. En los casos en que el derribo sea completamente necesario, es importante resaltar que deberá ser restituido; la norma establece que son entre cuatro y ocho árboles dependiendo del tamaño, las características y la especie del árbol.

Francisco Calderón concluyó su participación mencionando la firma de un acuerdo entre la Procuraduría Ambiental y la Procuraduría Social del Distrito Federal para trabajar de manera coordinada en contener y revertir el deterioro ambiental y urbano de las unidades habitacionales, en especial en las áreas verdes,  para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53