Heces caninas, serio problema ambiental que padece el DF

  • Un dueño responsable, recoge las heces de su mascota de la vía pública, señala el invitado.
  • La ley establece sanciones a quien no las recoja.
  • Las mascotas requieren de cuidados especiales para mantenerlas saludables

Por Enrique Muñoz, conductor / Grupo Monitor 1320 AM/ 1560 AM
Ciudad de México
Viernes 25 de enero, 2008

Entrevista transmitida el jueves 24 de enero de 2008. 19:10 horas Texto: Érika Larios.

La noche de ayer jueves, en su acostumbrada colaboración semanal en el espacio que conduce Enrique Muñoz a través de las frecuencias 1320 y 1560 de AM de Grupo Monitor, el Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT), habló sobre un serio problema ambiental que padece la ciudad: las heces caninas en espacios públicos.

 El funcionario señaló que esta problemática abarca tanto al aspecto ambiental y sanitario, como al social y legal. Ser dueño de una mascota implica una serie de responsabilidades que debemos asumir no sólo respecto al animal mismo, sino también con nuestra comunidad y el medio ambiente, dijo. 

En el caso del Distrito Federal, existen diversas leyes vigentes que contemplan castigos en contra de los propietarios de mascotas que no se hagan responsables de sus heces o deposiciones en la vía pública. En este sentido, la Ley de Cultura Cívica señala en su artículo 26 que “son infracciones contra el entorno urbano de la Ciudad de México, el abstenerse de recoger de las vías o los lugares públicos, las heces fecales de un animal de su propiedad o que esté bajo su custodia”. En tanto, el artículo 29 de la Ley de Protección a los Animales del DF también contempla sanciones contra los propietarios que sean responsables de no recoger las haces fecales de sus mascotas en la vía pública. 

No obstante, que la normatividad en la materia es muy clara, el infractor sólo podrá ser sancionado si la autoridad lo “agarra” in fraganti, lamentó el funcionario. En este caso, el responsable será presentado ante el juez cívico de su delegación, quien determinará la sanción o multa a la que se hizo acreedor. 

Lo cierto, continuó Calderón Córdova, es que en torno a este grave problema de contaminación ambiental, aún hace falta crear más conciencia tanto en las autoridades como en los propietarios. Es necesario que quienes poseen mascotas, se responsabilicen de ellas. Las heces caninas que se depositan a diario en espacios públicos no sólo contaminan el suelo, sino también el agua y aire cuando se pulverizan. Esta acción, a su vez, transporta parásitos y bacterias que se diseminan, provocando serias enfermedades -llamadas zooticas o zoonóticas- en los humanos, entre ellas la conocida toxocariasis (enfermedad parasitaria que afecta principalmente a los niños entre dos y siete años, sin estar exentos los adultos, y que puede llevar a la pérdida de la vista); la giardiasis, la amibiasis y una decena de enfermedades más.

El también vocero de la PAOT señaló que desgraciadamente mucha gente piensa que si deja que el perro defeque sobre el pasto, esto sirve de abono; concepción totalmente falsa. Aunque es cierto que con las heces se elaboran abonos de calidad, éstas deben mezclarse con otros elementos como tierra y hojas para enriquecerlos.

Francisco Calderón hizo un llamado al auditorio de Monitor para denunciar al vecino que saque a pasear a su mascota y no sea responsable de recoger sus heces. En su caso puede comunicárselo de inmediato a alguna patrulla o acudir ante el juez cívico de su delegación; otra opción es acercarse a la PAOT -en el número 5265-0790 o en el sitio de internet www.paot.org.mx-, donde podrá recibir asesoría jurídica gratuita sobre su problema. Por último, el funcionario proporcionó algunos consejos a los dueños de mascotas:

  • Preferir los alimentos balanceados para que las heces sean menos olorosas y más compactas, lo que facilitará su recolección.
  • Aunque es prácticamente inevitable que la mascota defeque en la calle cuando se saca a pasear, es recomendable traer siempre una bolsa para poder recoger sus heces.
  • Evitar alimentarlas con carnes crudas o poco cocidas, ya que esto favorecerá una mejor digestión.
  • No dejar salir a los perros solos a la calle, porque además de no darnos cuenta dónde defecan, también implican un riesgo de seguridad para las otras personas.
  • Brindarles atención médica periódica. El practicarles estudios parasitoscópicos ayudará a mantenerlos saludables, además de proteger nuestro entorno de enfermedades parasitarias.
  • En el caso de los perros callejeros, es conveniente avisar a la autoridad para que los traslade a algún albergue donde se les pueda brindar la atención que necesitan.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53