Contaminación auditiva acarrea afectaciones a la salud humana

Por Monitor de la Tarde, 1320 y 1560 de AM. / Grupo Monitor
Ciudad de México
Lunes 11 de febrero, 2008

Entrevista transmitida el jueves 7 de febrero de 2008. 19:40 horas. Texto: Alberto G. Bojorges.

El pasado jueves, en su acostumbrada colaboración semanal en el espacio de Monitor de la tarde con Enrique Muñoz, a través de las frecuencias 1320 y 1560 de AM, el Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT), habló sobre la contaminación por ruido.

El funcionario resaltó la gravedad de la contaminación auditiva –o contaminación por ruido- en la convivencia social y en la salud de las personas. Algunos de los efectos más comunes contra la salud son: el malestar por estrés, el trastorno del sueño, la pérdida de atención, la pérdida del oído; muchos de los cuales pueden derivar en trastornos psicofísicos, afectaciones cardiovasculares, retraso escolar, baja productividad, insomnio, ansiedad, depresión y hasta provocar conductas agresivas.

En el caso de las grandes ciudades este problema se agrava y la Ciudad de México no es la excepción. Prueba de ello es que una de las tres principales causas de denuncias que históricamente ha recibido la PAOT es el ruido causado por fuentes fijas; además de las violaciones al uso de suelo y las afectaciones a áreas verdes.

Calderón Córdova mencionó que a diferencia de la contaminación atmosférica, donde existen medidas específicas para abatirle -sistemas de monitoreo y hasta programas gubernamentales como el Hoy No Circula-, el tema de la contaminación por ruido no ha recibido una atención suficiente para controlarle decididamente.

Aclaró que en México, desde el año de 1994 existe una Norma federal que establece los niveles máximos permitidos para las fuentes móviles, así como sus métodos de medición a través de instrumentos como el sonómetro, que es un aparato de alta precisión con que se mide la intensidad de los decibeles. Incluso, en el Distrito Federal se emitió una Norma local mucho más estricta -la Norma NADF-005-AMBT-2006- que establece que de 06:00 a 20:00 horas no se deben rebasar los 65 decibeles y de 20:00 a 06:00 los 62 decibeles.  

Una de las principales causas de la contaminación por ruido, es el cambio ilegal o la mezcla de diferentes usos de suelo –habitacional con industrial o comercial-. De igual forma la carencia de sistemas de aislamientos acústicos o falta de mantenimiento preventivo o correctivo a equipos potencialmente ruidosos, como aires acondicionados, motores u otras máquinas; y la improvisación de instalaciones.

El funcionario precisó que en el caso del aeropuerto capitalino se alcanzan hasta 140 decibeles, pero su competencia es federal. Sin embargo, existen muchos establecimientos mercantiles como restaurantes, discotecas, talleres mecánicos e imprentas, que si entran en el plano local y en todos esos casos la Procuraduría Ambiental, junto con otras autoridades como las delegaciones políticas y la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, realizan operativos conjuntos  para determinar este tipo de contaminación. Aunado a ello, también la PAOT realiza dictámenes técnicos muy precisos que han ayudado a abatir la contaminación auditiva en muchas partes de la ciudad.

Por ultimo, Francisco Calderón aclaró que si bien es muy difícil erradicar completamente este problema, sobre todo por las limitaciones que establece la misma norma -sólo es aplicable para fuentes fijas-, y el tamaño y complejidad de nuestra ciudad, ha habido muchos casos en donde gracias a la intervención de las autoridades y de la participación ciudadana se ha logrado resolver esta problemática. Por ello –enfatizó- se hace el llamado a la ciudadanía a que siga participando en la vigilancia de la normatividad ambiental a través de la denuncia.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53