El desabasto de agua

Habla con Ellas. Edith Oropeza, conductora. 1220 AM, la B Grande de México, IMER
Ciudad de México Martes 12 de febrero, 2008

Programa trasmitido el viernes 8 de febrero de 2008. 9:30 a 10:30 horas. Texto: Alberto G. Bojorges.

En la emisión del pasado viernes del programa “Habla con Ellas”, que se trasmite por la frecuencia 1220 de AM del IMER, se contó con la presencia del Arq. Jorge Legorreta, urbanista e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y del Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT); para tratar el tema del desabasto de agua en la Ciudad de México.

Distribución inequitativa

Jorge Legorreta mencionó el Distrito Federal está enclavado en la cuenca del Valle de México a más de 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar, razón por la cual se necesita una gran cantidad de recursos para transportar agua de lugares más bajos como los son las cuencas de los ríos Cutzamala y Lerma. Aunado a ello, en este espacio viven cerca de 22 millones de habitantes que necesitan alrededor de 72 litros de agua por segundo durante las 24 horas. Sin embargo, cada habitante del Valle de México ante tal cantidad de suministro, debería estar recibiendo en promedio 360 litros por día, lo que equivale a más del doble de lo que necesita una persona. El problema es que se habla permanentemente de escasez de este recurso, por lo tanto la dificultad no radica en el volumen de abasto sino en el desequilibrio en la distribución. Prueba de ello, dijo, es que continuamente sabemos que muchas zonas del oriente de la ciudad no tienen agua, debido a que estos lugares no cuentan con tanques generales de almacenamiento, ya sea porque el agua proveniente del Sistema Cutzamala entra por el lado contrario-el poniente- o porque son lugares demasiados bajos e inapropiados para almacenar agua –el agua se acumula en lugares altos para que de ahí baje por gravedad a cualquier toma-.

Suelo de conservación: Esponjas de agua

Calderón Córdova explicó que una de las zonas más importantes de recarga natural de los depósitos subterráneos de la ciudad de México, es el suelo de conservación el cual ocupa alrededor del 60 por ciento del territorio del DF. Se trata de la gran esponja de agua de la ciudad.  Esta área es de gran importancia para la zona metropolitana debido a que es ahí donde se lleva a cabo la recarga del acuífero a través de la lluvia. El agua escurre por las hojas hasta la superficie del suelo, donde se infiltra en el subsuelo hasta llegar a los depósitos naturales.
En la mayor parte del terreno de esta ciudad, este proceso no puede llevarse acabo debido a la cubierta de cemento y pavimento. Así que el agua de lluvia generalmente se va al drenaje y se mezcla con las aguas negras, desperdiciándose lamentablemente. Lo peor es –comentó-, que ni siquiera cuidamos el suelo de conservación que nos queda, hemos dejado que crezcan graves problemas, como lo son la deforestación y la invasión de asentamientos irregulares -800 hectáreas se invaden anualmente- y todo ello incide directamente en el deterioro de la capacidad del suelo de conservación de captar el agua.

Riesgos

Un riesgo real para la ciudad de México es la fragilidad y el resquebrajamiento del suelo,  expuso Legorreta,  tanto,  que la ciudad se hunde permanentemente –casi 10 metros durante el siglo XX-. Además de las muchas grietas que están surgiendo en zonas como Iztapalapa, en dónde se corre el peligro que con esas facturas se puedan romper también tubos de agua, drenaje e hidrocarburos. Un riesgo más se presenta cuando el agua de lluvia que va al drenaje lo satura provocando inundaciones.

Consumo responsable del agua

Francisco Calderón expuso que un problema grave es que no tenemos patrones sustentables de consumo del agua.  La ciudad de México extrae de sus pozos siete de diez litros del agua que consumimos; y los otros 3 litros los traemos de las cuencas del Lerma y del Cutzamala. Esto es contradictorio cuando vemos que el 30 por ciento o más, se desperdicia en fugas a lo largo de la red hidráulica y, por otro lado, toda el agua de lluvia se va directamente al drenaje.

En lo que se refiere al consumo responsable, hay personas en la ciudad que gastan más de 500 litros por día, mientras que lo razonable sería tan sólo utilizar 130 litros por persona. Basta con decir que  en la actualidad más de 400 mil familias en la zona de Iztapalapa, es decir cerca de 2 millones de personas, padecen cotidianamente la escasez y mala calidad del agua para cubrir sus necesidades básicas; además del alto costo económico que les implica el acceso al agua.

Por ello es urgente mejorar y dar mantenimiento a las redes de distribución, señaló. Pero sobre todo, cuidarla en nuestros hogares, donde se utiliza el 68 por ciento del total del agua disponible en el DF, evitando desperdiciarla y haciendo un mejor uso de ella.

Almacenamiento del agua de lluvia

El urbanista de la UAM detalló que sobre la cuenca del Valle de México llueve anualmente en promedio alrededor de 760 milímetros cúbicos, una cantidad impresionante. Sin embargo, casi toda esa agua se va directamente al drenaje, lo cual es un verdadero desperdicio. Detalló que no se puede seguir sacando más agua de subsuelo, por ello es necesario empezar a almacenar el agua pluvial. Cada litro de agua que se acopie, es un litro menos de agua que se extrae del subsuelo o que se trae del sistema Cutzamala. De ahí, la urgencia de instalar sistemas domésticos de provisión de agua de lluvia.

Consejos para cuidad el agua

El funcionario de la PAOT recomendó revisar nuestras tuberías e instalaciones sanitarias a fin de reparar y evitar fugas. Tomar regaderazos de no más de 10 minutos e instalar dispositivos ahorradores en regaderas y excusados. No utilizar más agua de la necesaria para la higiene personal, el lavado de los trastes, de la ropa o del auto.  Reutilizar el agua que se descarga de la lavadora y en los lavabos. No usar el excusado como bote de basura, ni la manguera en lugar de la escoba. Instalar filtros de agua, muchos de ellos prácticos y baratos. En fin, existen muchas formas en que se pueden sumar nuestras acciones individuales para solucionar una problemática urgente.

En caso de conocer alguna violación a la “Ley de Aguas”, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial tiene la facultad de recibir y atender la denuncia, y solicitar a las autoridades correspondientes el cumplimiento de la normatividad. Para ello, proporcionó el número 5265-0790 y la página de internet www.paot.org.mx

El papel de los medios

El Arq. Legorreta dijo que los medios de comunicación tienen que hacer un mayor esfuerzo para que las leyes y reglamentos sean conocidos por la gente, ya que hay mucho desconocimiento de nuestras leyes. No es un asunto de la PAOT, sino una labor de los medios en sí mismos.

Conclusiones

Jorge Legorreta planteó la posibilidad de que se retome la idea de Nabor Carrillo, -distinguido investigador y rector de la UNAM-, la cual consiste en retroalimentar los lagos o crear nuevos  y usarlos como almacenes y reservorios de agua, como lo hacen otras ciudades como Nueva York, París o Roma.  También explicó que él y un grupo de investigadores de la UAM están llevando a cabo el proyecto de instalar almacenamientos domésticos en varias colonias del Distrito Federal, y gestionando el rescate de un pedazo del Río Magdalena que pasa por Avenida Universidad; poniendo, de esta manera,  un grano de arena al sueño de tener una ciudad con lagos y ríos sanos.

Por su parte Francisco Calderón insistió en que la corresponsabilidad entre ciudadanos, medios de comunicación y autoridades es primordial para lograr decisiones colectivas en materia de cuidado del medio ambiente y  sustentabilidad. Y una forma de ser corresponsables y copartícipes es hacer de la denuncia una práctica e invitó nuevamente a la ciudadanía a acercarse a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal para recibir asesoría y presentar sus denuncias por el mal uso del agua, o cualquier otra violación a la normatividad ambiental y territorial. Por último, Calderón Córdova adelantó que la PAOT, junto con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, la Universidad Iberoamericana y el Centro de Estudios Jurídicos y Ambientales (CEJA), están a punto de organizar la presentación del libro “Agua: Tarifas, escasez y sustentabilidad en las megaciudades. ¿Cuánto están dispuestos a pagar los habitantes de la Ciudad de México?” de la Dra. Gloria Soto; el cual tiene como finalidad hacer notar a los habitantes del Distrito Federal la gravedad del problema del agua y sus posibles soluciones.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53