Defecación animal en espacios públicos, grave problema ambiental

Por Cambiemos Juntos, Mónica Reyes y José Antonio Vega, conductores / W Radio 900 AM
Ciudad de México
Martes 18 de marzo, 2008

Entrevista transmitida el lunes 17 de marzo de 2007. 6:30-7:00 hrs. Texto: Érika Larios.

En la emisión de ayer lunes del programa “Cambiemos Juntos” -conducido por Mónica Reyes y José Antonio Vega y cuya producción corre a cargo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE)- se contó con la presencia del Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), quien habló con el auditorio sobre la enorme responsabilidad que implica tener una mascota.

El funcionario señaló que un problema serio de contaminación ambiental que padece la capital es la provocada por las heces caninas que se depositan en los espacios públicos. Es muy frecuente ver defecando a los perros cuando sus dueños los sacan a la calle a pasear, pero éstos no se preocupan por recoger sus heces, aun cuando esta acción en el DF está penada por la Ley de Cultura Cívica.

Quizá mucha gente no lo sepa –continuó explicando el también vocero de la PAOT-, pero este fenómeno trae consigo una serie de afectaciones a la salud, entre las que destacan las enfermedades de tipo gastrointestinal y parasitario. Por ello, invitó al auditorio a dejar de creer que cuando nuestra mascota defeca en el parque, se está abonando el pasto; esta idea es falsa. Cuando un animal defeca en la vía pública, el sol seca la hez y la pulveriza; por su parte, el viento se encarga de levantar estas partículas que luego respiramos.

Cierto es que las heces animales pueden ser muy buen material orgánico para abonar la tierra, pero siempre y cuando éstas vayan revueltas con tierra, hojas o residuos de madera, en forma de composta. Dejarlas al aire libre, sobre el pasto, es un gran error, enfatizó.

Calderón Córdova dijo que cuando adquirimos una mascota, también se adquiere un compromiso. Son seres vivos que elegimos para vivir con nosotros y, por ello, dependen íntegramente de los cuidados que uno pueda darles. En el caso de los gatos, el funcionario señaló que aunque son animales más independientes, también requieren de cuidados específicos.

El funcionario recomendó que cuando se saque a la mascota a pasear, se traiga una bolsa para recoger sus heces. Si se trata de una bolsa de papel o periódico, después de utilizarla se deberá depositar en el recipiente de los desechos orgánicos; pero si es de plástico, hay que colocarla en los inorgánicos.

Al ser cuestionado sobre qué hacer con los animales muertos, Calderón Córdova explicó que el depositar los cadáveres en la basura es una falta que está contemplada en la Ley de Residuos Sólidos del DF; además, dijo, cuando se trata de un animal que nos sirvió de compañía y al cual estimamos, lo menos que podemos hacer es darle otro trato a sus restos. En tanto, cuando se trate de animales pequeños –por ejemplo, un pez o una tortuga, incluso un ratón o rata-, recomendó colocarlos dentro de una bolsa de color llamativo y depositarlos en la basura; de esta manera, el servicio de limpia va a saber que se trata de un desecho orgánico infecciosos o biológico.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53